jueves, agosto 12, 2010

Aproximación Visual en B77W

Vuelo Air Canada AC093 Buenos Aires - Santiago. Estas vez tengo una perspectiva diferente sobre esto que he elegido como título de esta nota. Desde que Air Canada comenzara sus vuelos en B77W en la ruta Toronto-Santiago-Buenos Aires, para mí se ha convertido en la "vedette" de este fome verano aeronáutico en SCL y he ido muchas veces al aeropuerto sólo para verlo regresar desde la ciudad argentina en torno a las 19.30LT. La hora es óptima pues la luz en ese momento es para mi una de las mejores del día. Ha sucedido por supuesto que en una de esas oportunidades se nubló, pero en las restantes ocasiones hemos tenido día despejado.

La ruta que sigue el avión para regresar desde Buenos Aires es casi siempre la misma. Luego de despegar desde Ezeiza enfila rumbo al VOR de General Pico (GPI) para luego seguir hacia el VOR de Malargue. Esto lo sitúa para el cruce de la cordillera por el punto de "Ankon" a la cuadra de la chilena ciudad de Curicó ubicada a unos 170 kms al sur de Santiago. Por lo mismo el avión aproxima desde el sur, realiza tramo con el viento por el oeste del aeropuerto y desde ahí en visual a la 17R. Resulta particularmente atractivo verlo pasar muy bajo junto a los cerros y realizando pronunciados giros para alinearse con la pista. No es raro tampoco ver al avión cruzar sobre el aeropuerto de sur a norte y hacer una base desde el este.

Cómo decía al comienzo, esta vez tengo una perspectiva diferente pues estoy a bordo de uno de los B77W (C-FRAM) que cumple el referido vuelo AC093. Hemos salido con cierto retraso desde Buenos Aires por lo que llegaremos a SCL alrededor de las 8.15 PM, que es un poco más tarde de lo usual. No hay problema para mi. Estoy de vacaciones y cómodamente instalado en este gran avión y por mí que se tome un desvío a Punta Arenas si es preciso.

Esta historia transcurre un día de enero del 2010 y comprenderán que el hecho que Air Canada cambiara al B77W durante el verano no tiene absolutamente nada que ver con que "hayamos" decidido veranear en Argentina.


El avión visto desde el puente al momento de abordar.

Continuando... me llama la atención lo ruidoso que se percibe el encendido de motores del 777 desde el interior del avión. Me llamó la atención en Santiago cuando vinimos y mientras contemplo este edificio del aeropuerto de Ezeiza lo percibo nuevamente.



A continuación comienza el rodaje y se ven algunos trabajos aledaños a las taxiways. El taxeo es expedito y no nos detenemos al llegar al umbral de la pista y comenzamos la carrera de despegue.


Entrando a la activo para despegar





Mi asiento es el 35A (ventana izquierda) y veo que el avión apenas despegado evita entrar en un banco de nubes girando pronunciadamente. Veo las ultimas edificaciones de Buenos Aires y entramos a volar sobre las vastas llanuras argentinas. A bordo tengo un completo sistema de entretención con música, juegos, películas y series de TV entre otras alternativas. Por mala fortuna el sistema que muestra la ruta está deshabilitado. Entiendo que es por una medida de seguridad.

Imágenes incomprensibles en el PTV


Ganamos altura luego del despegue y opto por escuchar música en lugar de ver una película. El único film que me interesa está disponible en francés y Japonés y mis únicas cercanías con dichos idiomas es que he estado en París y tengo un par de amigos japoneses nacidos en Chile que no dominan su idioma ancestral y yo menos. Tampoco quiero concentrarme en una película, quiero estar atento a lo que sucede dentro y fuera del avión.


Asumo que volamos hacia el VOR GPI. Luego veo que el avión vuela directamente hacia el sol situado a esa hora en el oeste por lo que seguramente estamos rumbo al cruce de la cordillera y para ellos estamos yendo hacia Malargue. Este tramo tomará más de una hora lo que denota lo ancho que es este país en comparación a Chile que se cruza a lo ancho en cosa de minutos.

Dejando atrás la ciudad de Buenos Aires






Comienza el servicio a bordo y no tengo grandes esperanzas. Se trata de una comida fría y a la ida resultó decepcionante. Soy fanático de la comida de avion pero por primera vez dudé en ser capaz de comerme todo. Esta vez sin embargo el menú es un poco mejor. Tenemos única opción de Pechuga de pollo grillada (fría) con ensalada y fruta fresca de postre. Para acompañar galletas saladas, queso untable, mantequilla y un bocado. Fiel a mi política y contra todo consejo que desaprueba el alcohol en los aviones, pido cerveza y también coca cola... para qué no comenten. Me como todo pero sin mayor entusiasmo porque en consideración de la mala experiencia de la ida, traigo puesto desde Buenos Aires como medida de seguridad un biffe chorizo y una milanesa de ternera con guarnición de papas souflé y ravioles con salsa de cuatro quesos más ensalada mixta. Hay que comer verduras ordena el doctor. "No olvide la ensalada al almuerzo" me dice... y yo soy obediente. Eso si que fue un buen almuerzo.








Terminado el servicio de a bordo, conservo mi cerveza y sigo mirando a ratos hacia afuera. El avión se ha movido a ratos obligándome a prestar atención a mi vaso, no quiero que se derrame algo. Afuera las condiciones han variado bruscamente y si bien volamos a 33.000 pies cruzamos una densa capa de nubes. Salimos de las nubes... tenemos parcial nublado afuera y noto que ya no volamos directo hacia el sol sino que con un leve rumbo al nor-oeste. Luego de unos minutos y cuándo calculo que estamos por cruzar la cordillera, entramos a una nueva capa de nubes. Los pilotos deben estar entretenidos adelante introduciendo cambios en el "heading" del avión.




Terminamos de cruzar las nubes justo cuando comenzamos el cruce la cordillera. Me pregunto dónde estamos ya que con ese cabeceo al oeste asumo que debemos estar un poco más al norte de Curicó. Me entretengo mirando la cordillera que se ve bastante más baja que cuando se cruza por "Umkal" a la altura de Los Andes y se le ve también con muy poca nieve. Es verano después de todo.


¿Qué cerro será ese?



Apenas terminamos de cruzar el ala izquierda se eleva evidenciando que estamos girando a la derecha para poner rumbo norte hacia Santiago. Miro la hora y son las 7.49 pM. Quiero ver cuanto demoraremos hasta Santiago para calcular donde hemos cruzado. Busco una referencia en la tierra y justo alcanzo a ver una ciudad que no puedo identificar hasta hoy (julio). Si algún lector de este humilde blog la reconoce... agradeceré comparta la identidad de esta ciudad desconocida.


Desde este punto transcurren 10 minutos exactos hasta que avisto la plaza de peaje de "Lo Prado". Eso significa que estamos llegando, ¿cuántos kilometros hemos recorrido en 10 minutos?. Calculo que han sido unos 120-130 kms. Por lo que veo confirmo que según la costumbre estamos en aproximación visual. De ser llegada por ILS estaríamos bastante más alto que ahora. En ningún caso soy un experto, sólo digo lo que he aprendido de la observación y preguntando, y lo que se me basta para darme cuenta que "los vaqueros" están en acción a partir de este momento.

Plaza de Peaje de Lo Prado ubicada en la salida poniente de Santiago

Este nombre de vaqueros no se dónde lo escuché por primera vez y tampoco se si es algo que usamos sólo nosotros, pero después de verlos aproximar tantas veces, ya sea en 767 o un B777, hace que el apodo les quede muy bien y que un Air Canada en aproximacion visual es algo muy particular de ver.


A bordo la cabina ya está asegurada y apenas pasamos frente al sol entramos en "base". Estamos realmente bajo y recuerdo las veces que volé en Flight simulator este mismo tramo y por lo general no le apunté al aeropuerto. Un giro de esta naturaleza por lo general me dejaba muy lejos de la trayectoria ideal hacia la pista. Pero esos pensamientos no duran un segundo y es algo meramente anécdotico pues estamos en manos de profesionales. Esto lo hacen todos los días por lo que me dedico a obervar "mis" cerros, y por la forma como da la luz en el ala adivino cuando ya completamos el giro y estamos alineados con la pista 17R.



Aparece en mi ventanilla la zona norte de Santiago y el capitan realiza "pequeñas" correcciones hacia la derecha del rumbo del avión. Veo que no soy el único al que le costaba alinear el avion con la pista y él lo debe estar paando muy bien en la cabina... se produce otra correción y se escuchan risas nerviosas del pasaje. Los flaps van a 30. Cruzamos el camino de "Lo Etchevers" y ya quedan pocos segundos. Diviso el camino perimetral donde tantas veces he estado tomando fotos y las cosas empiezan a suceder muy rápido a medida que nos acercamos a la tierra.



Bajamos, bajamos y estamos cada vez más cerca del suelo y se produce la sensación de velocidad. Este es un momento que llama mucho mi atención pues me hace comprender lo grave que es un error en este momento. Pero no es preocupación, son simples reflexiones de cualquier persona acostumbrada a volar pero que tampoco lo hace a diario. El avion realiza un perfecto y suave toca e inmediatamente se produce la escera hermosa de despliegue los spoilers o frenos aerodinámicos y el ala literalmente se abre en todas sus partes móviles y comienza el frenado.



Así de fácil se posan sobre la tierra más de cien toneladas lanzadas a unos vertiginosos 150 nudos. Miro hacia adelante y veo el terminal y la torre de control mientras liberamos la pista por la calle de rodaje "uniform".



Pasamos frente al cuartel satélite del SSEI que luce calmo, tranquilo y ordenado. Viramos en "Quebec" para virar en "Golf". Vamos al puente 16 y finaliza asi un gran vuelo.

Cuartel Satélite del SSEI. A la vista los amados carros de mi amigo Alfredo.

Fin de las transmisiones

He tomado muchas fotos durante el vuelo pero igualmente a partir de este momento inicio "jugadas" estratégicas pues me falta una foto aún. Al contrario del resto de los pasajeros que apenas el avión se detiene se paran y empiezan a recoger su cosas para bajar apenas pueden, me quedo sentado en mi asiento sin apuro ni prisa alguna. Transcurren más de cinco minutos cuando ya casi todos han bajado y me puedo parar. Recojo mis cosas y me cambio al otro pasillo para repetir la rutina de cuando llegué a Buenos Aires. Es muy largo este avión por lo que hay tiempo de perfeccionar lo que quiero hacer. Al llegar a la sección delantera de ejecutiva me topo con un funcionario de la compañía, de seguro un despachante que acaba de subir pues no lo vi durante el vuelo. Le digo, con mi cara más amable, que me gustaría tomar una foto del cockpit tal como me permitieron hacer en mi vuelo de ida. Me mira y me dice que no hay problema pero que le pregunte al sobrecargo que está parado en la entrada izquierda a ejecutiva. Así lo hago y repito mi consulta avalado por lo que dijo la otra persona. El sobrecargo duda pero me permite pasar a consultar directamente a la jefa de cabina que esta justo afuera del cockpit. Cuándo avanzo me doy cuenta que la puerta que permite el acceso a la "oficina" de los pilotos está cerrada. Mala señal. Imagino a los pilotos ocupados dentro preparando el tramo de regreso a Toronto o cerrando el vuelo y no queriendo ser molestados, menos por una fotografía. Sin embargo ya llegué a la parte delantera del avión, hablé con tres personas y por qué no completar la diligencia. Planteo mi peticion nuevamente sabedor que las posibilidades son escasas y la gentil señora, en lugar de despacharme con viento fresco, toma el intercomunicador y transmite lo que he solicitado. Le sigue una conversación de casi un minuto que no alcanzo a entender. Hay risas y comentarios varios mientras yo empiezo a acomodarme para una salida expedita y menos humillante cuando me diga "no". Casi he girado completamente cuando cuelga y me dice en inglés "adelante" ¡¡ ... !!!. Hoy vuelvo a leer esto que escribí hace un par de meses y es muy bonito revivir ese momento.


Enseguida se abre la puerta y veo a los dos pilotos que me nvitan a pasar muy sonrientes. Fue un gran momento. Entro y me reciben muy amables. Introduzco el tema explicando mi hobbie y por qué quiero la foto sin que ellos me lo hayan consultado y sólo por poner un tema. Hay una buena recepción y se desarrolla una agradable conversación. Consulto y comento mis percepciones durante el vuelo y me cuentan que efectivamente la ruta debió ser alterada parcialmente tal como pude ver yo desde atrás por la meterorologia y evitar zonas de turbulencias. Consulto por qué siempre cruzan por el sur y no por "umkal" como lo hace casi siempre LAN y Aerolíneas, pero olvido preguntar cerca de que ciudad cruzamos. Luego de unos 10 minutos de agradable conversación me acuerdo de la foto y pregunto si la puedo tomar. No hay problema alguno, disparo y hago lo que puedo con los 28mm de mi lente. El seteo viene ensayado desde Buenos Aires en consideracion a la experiencia de la ida pero sin garantía del resultado. El piloto quiere ver como salió la foto, se la muestro y me dice "take another"... obedezco, disparo, le muestro y ahora si parece que le gusta la foto. Igual tomo un par más de otros ángulos. El primer oficial me regala una fotografía "oficial" de la cabina y opto por retirarme para no abusar de tanta gentileza. Cruzo la primera sección de ejecutiva rumbo a la salida y me despido de todos. Es cómo flotar pues ha sido un gran momento y ni me acuerdo de mirar la foto. Más tarde la miraré y parece que el seteo tan probado en la sala de espera en Ezeiza funcionó de maravillas.



La versión en grande y muy popular en jetphotos se ve AQUI

Al fnal de cuentas... lindas aproximaciones hacen los vaqueros y son también grandes personas.

Estimados amigos, espero actualizar mi blog prontamente con una nueva nota; en el intertanto los invito a visitar un proyecto que hemos iniciado junto a cuatro grandes personas con quién tengo la fortuna además de tenerlos como amigos. No dejen de visitarnos y darnos su parecer.

http://newsdescl.blogspot.com


saludos a todos.

Gatto.






6 comentarios:

alquimista dijo...

Muy buen reporte Gatto.
Respecto a la ciudad misteriosa, apostaría mis fichas a Rancagua. Estoy seguro que el río que se ve es el Río Cachapoal; la construcción grande, color Damasco es el Mall de Rancagua, donde esta el Jumbo y easy y se distingue lo que es el Estadio el Teniente.

Alexis dijo...

Quiero saber algo?
Algún vuelo procedente de Buenos Aires ha aterrizado (o lo hacen de forma regular) por la pista 35R??

Gracias!

Gatto dijo...

Hola!... de todas las veces que miré google earth por la ciudad misteriosa consideré que podía ser Rancagua y si sumamos un voto.. empieza a quedar claro. Gracias.

Alexis... la respuesta a tu pregunta es sí. En días de lluvia en lugar de utilizar la pista 17L o 17R se aterriza/despega usando 35R y para aviones cruzando por el norte existe una aproximación normalizada a la 35R. En ese caso puede estar un vuelo desde EZE, pero no es algo regular o común.
Saludos,

Alexis dijo...

Gracias!
Porque en un vuelo que tuve procedente de Buenos Aires, aterrizó por ahí, siendo que Santiago estaba despejado... pero cruce de cordillera fue horrible jaja.
Gracias por la respuesta!

Leo dijo...

Que buen reporte, Fernando!!
Es un lindo viaje, sin dudas, y por si fuera poco en un gran avión.
Que amable los pilotos, que no solo te dejaron tomar la foto, sino que también charlaron bastante con vos y hasta te dieron una foto.
Muy buena la foto del cockpit!! Me encanta!

Me reí mucho cuando contaste lo que comiste en Bs.As. jejejejeje.

Un abrazo!
Leo

pcm dijo...

Excelente narración, podrías subir más fotos a Flickr, hay varios aficionados con Blog pero es mas dificultoso comentar y poder compartir libremente las fotos entre nosotros en mejor resolución.

Probablemente he viajado menos q tu, pero comparto esta apasionante afición. Respecto al cruce de Los Andes el cerro en duda tiene pinta de ser el Tinguirica, aunque podrias confirmarlo en google earth.

Respecto a la ciudad enigmática, también me la juego por Rancagua, se ve el Mall y más atrás el relave de El Teniente.

Tuviste mucha suerte con poder entrar a la cabina, a veces cuando uno menos piensa se topa con gente amable.

Saludos.